martes, 15 de julio de 2014












SOLEDAD

Hoy no estás deprimido: estás desocupado,
al cabo de esa vieja costumbre de los solos
inmerso a fondo en mil furiosos protocolos,
con la pena de pie y el ánimo sentado.
************************************


En vísperas de ayer nos encontramos
desiertos por amar lo menos cierto,
yerta la voz y el corazón abierto
y sin saber siquiera adónde vamos.

Es como si al pasar por los sentidos,
tocara entre sus íntimos relieves,
el escozor de las ciudades breves
de lengua y corazones encogidos.

Un hombre siembra en tierras auspiciosas
y conquistado el necesario fuego,
se deja las preguntas para luego
saltándose el origen de las cosas.

Al fin y al cabo ya nada me asombra
pasar por esta pena que atraganta,
que es mía y al ser mía, ya no es tanta
por refrendarla a solas con mi sombra.

Es como si al sembrar en una nube,
un lóbrego hontanal de aquél y aquéllo
meciera soledad en el cabello
al pronunciar los cielos que no anduve

Acaso más por triste que por muerto,
el corazón se acuesta y se levanta
y en pena disciplina la garganta
como con las arenas de un desierto.